Uso y abuso de lo ‘verde’

En los últimos meses se ha venido apreciando en los medios de comunicación una tendencia creciente al uso de términos ecológicos en publicidad para limpiar la imagen de ciertas marcas. Sobretodo de aquellas que más contaminan: automóviles, energéticas, etc.

Recientemente, el Ministerio de Medio Ambiente ha impulsado un código de conducta para evitar el uso frívolo y manipulado de terminología ecologista en publicidad. Ilustremoslo como este anuncio de Renault en el que nos pretenden convencer que comprando un coche seremos ecológicos.

Por otra parte, hace unos días estuve en Ikea y no pude creer lo que vi. Te proponían “Sea ecológico, 0,20 € por una bolsa de papel”. ¿Pagando a Ikea 0,20 € por una miserable bolsa serás más ecológico? Pues nada, del mismo modo propongo: “enviarme 1 euro y te sentiràs ecológico, 2 euros y te sentirás el doble de ecológico”. Las grandes marcas ya estan rayando el ridículo.

Ser ecológico es una actitud, un respeto y una sensibilidad por la naturaleza. Dejarse engañar tan facilmente por las campañas de publicidad es trampa. Es caer en la demagogia que nos arrastra a un consumo mayor y, a menudo, más contaminante. Vamos a analizar algunos casos:

Hablemos de las bolsas de plástico. Una campaña muy bien orquestada ha conseguido que grandes superficies comerciales esten en camino de suprimir las bolsas de plástico. El usuario siente que se ha dado un paso adelante, pero se trata de todo lo contrario. Con esta campaña, no solo se aumenta el beneficio de las multinacionales sino que se perjudica más al medio ambiente y, en algunos casos, incluso a la salud pública. En este link se desmienten algunas falsedades sobre el tema. Entre otras:

  • La bolsas de plástico se reciclan fabricando bolsas de basuras, entre otras. Si dejan de existir las primeras, las segundas deberan fabricarse a partir de materias primas. Por lo tanto, en un último término, aumenta la contaminación.
  • La alternativa propuesta son las bolsas de fécula de patata, pero la realidad és que estas bolsas contienen un 10% de fécula y un 90% de plástico proviniente del petroleo. No se solventa nada. Eso sí, cuestan casi el doble que las normales.

Vale la pena destacar el informe elaborado por el Colegio Oficial de Químicos del País Vasco: evidencía la verdad científica sobre la polémica de las bolsas de plástico.

También queda en el marco del problema “demagógico”, la campaña para el uso de papel reciclado. Siempre se nos ha dicho que el papel conlleva la tala de árboles. Tal vez sea así en algún país, pero en España, todo el papel que se produce proviene de árboles cultivados a tal efecto: eucaliptos, chopos, pinos radiata, etc.

Esta práctica no solo NO ES CONTAMINANTE sino todo lo contrario: las miles de hectàreas de árboles jóvenes absorven toneladas de CO2. Ello sin tener en cuenta los cientos de familias que se benefician de este negocio que contribuye al desarrollo rural. Por lo que no debemos tener más cargas de consciencia al consumir papel no reciclado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mi punto de vista, Mitos y Farsas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s