¿Són cancerígenos los aditivos alimentarios?

Los aditivos alimentarios (que aparecen en las listas de ingredientes como E-130, E-230 o E-330) se han hecho temiblemente famosos gracias a la labor de los ecoalarmistas que acusan a la mayoría de estos aditivos de muy peligrosos y altamente cancerígenos.

Existen cientos de listas de aditivos peligrosos. La primera fue la “lista del Hospital de Villejuif” de la que se derivó la “lista del Hospital de Majadahonda”, versión española de la primera. Pero ningún estudio científico, ni siquiera los hospitales que (se supone) firman estas listas, avala tales conclusiones. Por otra parte, las múltiples versiones de dichas listas que han ido proliferando se contradicen entre sí: lo que en una aparece como “extremadamente peligroso” se declara como inofensivo en otra.

Ácido Cítrico Granulado

El ácido cítrico se obtenía a través de la extracción física del ácido del zumo de limón. En la actualidad se obtiene a través de un proceso de fermentación. El ácido cítrico desenvolupa un papel importante en el proceso de respiración celular.

Lo cierto es que el ser humano tiene una extraña tendencia creer las versiones catastrofistas antes que las documentadas. No hay más que fijarse en cuantas veces hemos pronosticado el inminente fin del mundo. Valga como ejemple el temido E-330. A pesar de no ser más que simple ácido cítrico (sí, como el del limón) siguen señalándolo como el más peligroso. ¿Des de cuando el limón es tóxico?

Pero vamos a explicar un poco como funciona este mundillo de los aditivos.

En España se consideran legalmente como aditivos a aquellas substancias añadidas intencionadamente a los alimentos para mejorar sus propiedades físicas, sabor, conservación, etc., pero no a aquellas añadidas con el objetivo de aumentar su valor nutritivo. En aquellos casos en los que la substancia añadida es eliminada, o la cantidad de ella que queda en el alimento no tiene función alguna, no se considera un aditivo sino un agente auxiliar de fabricación.

Todos los aditivos alimentarios se designan con una E seguido de un número. La E significa que se encuentran bajo la directiva europea. El número que sigue indica el tipo de aditivo del que se trata:

  • 100-199. Colorantes.
  • 200-299. Conservantes.
  • 300-399. Antioxidantes y reguladores del pH.
  • 400-499. Agentes que actúan sobre la textura (estabilizantes, espesantes, gelificantes y emulsionantes).
  • 500-599. Correctores de la acidez y sustancias minerales.
  • 600-699. Potenciadores del sabor.
  • 900-999. Otros aditivos (agentes de recubrimiento, gases de envasado y edulcorantes).
  • 1100-1199. Enzimas.
  • 1400-1499. Almidones modificados

Todos los aditivos, antes de su comercialización, deben superar pruebas muy estrictas de laboratorios independientes. Mucho más estrictas que los medicamentos y muchos otros productos de consumo humano. Tal y como explica el Doctor Francisco C. Ibáñez en su artículo ADITIVOS ALIMENTARIOS:

Dadas las exigencias de seguridad obligada para los aditivos, el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios estableció que los aditivos deben someterse a estudios de toxicidad aguda (ensayos a intervalos de 24 horas), de corta duración (ensayos durante un período de hasta 90 días) y crónica (ensayos durante toda la vida o a varias generaciones de animales de vida corta), así como de teratogénesis9, de carcinogénesis10 y mutagénesis. Para establecer la cantidad máxima de un compuesto que puede consumirse diariamente durante toda la vida, sin que se pueda acusar un riesgo apreciable para la salud humana, se ha definido la Ingesta Diaria Aceptable (IDA), expresada en mg de aditivo por Kg de peso corporal (tabla 1). Para su cálculo se toma la dosis que no haya causado ningún efecto toxicológico en la especie animal más sensible y se reduce mediante un factor de seguridad para aplicarlo al uso humano. Normalmente se admite un factor de seguridad de 100, aunque en algunos casos también puede usarse un factor de 1000.

Sin embargo, y a nivel popular, el fenómeno más sorprendente en torno a los aditivos ha sido el conocido como la lista del Hospital de Villejuif. Esta consiste en un listado de aditivos, siguiendo la numeración de l a normativa comunitaria, acompañados de sus supuestos efectos sobre la salud, en tono catastrofista. Dicha lista apareció en 1973 en esta ciudad francesa, situada cerca de París, coincidiendo con un conflicto laboral de una fábrica de bebidas refrescantes situada en la localidad. En la lista figuraba como origen de la información el “Hospital de Villejuif”, un c onjunto de centros sanitarios de enseñanza e investigación (Institut Gustave Roussy y Hôpital Paul Brousse), vinculados a la Facultad de Medicina París-Sur. La mencionada lista considera al E-330 (ácido cítrico) como el aditivo más peligroso y cancerígeno, y clasifica como inofensivos a otros de uso restringido. Los desmentidos reiterados en los medios de difusión por parte de los centros de Villejuif no han tenido un efecto.

Pero no olvidemos que algunos aditivos tienen una importante función protectora de los alimentos. Tomemos como ejemplo el E-330: aplicado en productos cárnicos tiene un efecto anticancerígeno directo. Así, para evitar la grave enfermedad del botulismo, a muchos preparados cárnicos (especialmente embutidos, enlatados y curados, como el jamón serrano) se les añade nitritos y nitratos (que elimina el bacilo Clostridium botulinum responsable de producir la toxina botulínica, el tóxico más potente de la naturaleza). Estos nitratos, en contacto con las proteínas de la carne, generan nitrosaminas, que son fuertemente cancerígenas. Sin embargo, la presencia del ácido cítrico E-330 evita esa reacción química. Por lo que una marca de embutidos que presuma de no añadir conservantes sí se convierte en un grave peligro potencial.

Bibliografía:

Lista completa de aditivos alimentarios, http://www.aditivosalimentarios.com/

Miguel Calvo Rebollar: Aditivos Alimentarios.

Dr. Francisco C. Ibáñez. ADITIVOS ALIMENTARIOS

Nuria Cubero, Albert Monferrer, Jordi Villalta, “ADITIVOS ALIMENTARIOS“, Ediciones Multi-Prensa, 2002.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Mitos y Farsas, Tecnología y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Són cancerígenos los aditivos alimentarios?

  1. Carlos dijo:

    Y que nos puede decir del carrageno

  2. Esmeralda dijo:

    Lo tengo comprobado los alimentos con E330 son siempre mas baratos que los que no llevan a que es debido?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s